miércoles, 1 de octubre de 2014

Reflexiones: Las prisas no son buenas

"¿Y no hay algo que ayude para que el resultado sea más rápido?"



 Si me dieran un euro, por cada vez que me han hecho esa pregunta, estoy seguro que igual no sería rico, pero tendría muchos euros, eso seguro.

 Me consta que vivimos en un entorno siempre con el tiempo marcado, haciendo las cosas con prisas, y muchas veces mal, sin pararnos a observar un poco lo que nos rodea, y sin pensar el por qué de las cosas. Tú puedes ir más rápido con tu coche o moto, y seguro que llegas antes (eso si no haces la mitad del camino en ambulancia, claro), puedes planificarte para no perder ni un segundo e intentar sacar el máximo partido en tu vida a esa ilusión que llamamos tiempo, pero cuando hablamos del cuerpo, hablamos de algo tan perfecto, que su ritmo de funcionamiento no debería alterarse por ningún agente ajeno a él.

 Igual yo soy un romántico del deporte, y sigo pensando aquello de que el resultado no es más que una consecuencia del trabajo y del esfuerzo. A más trabajo y más esfuerzo, mayor resultado. Esto, como todo, tiene un matiz, ya que el cuerpo es más inteligente que algunos cerebros, y se auto-regula para adaptarse al trabajo que le aplicamos,con lo cual tendremos que tener en cuenta otro factor, la estrategia.



 Una vez presentada la idea, y volviendo a la pregunta de más arriba, en no pocas ocasiones me quedo absorto mirando a jóvenes (16-20) haciendo barbaridades en el entreno, bueno, todos las hemos hecho alguna vez, si todo esto quedase aquí no sería tan preocupante. Lo realmente preocupante es que chavales de estas edades, sin tan siquiera haber acabado de desarrollarse, tengan la vista puesta en agentes químicos, antes de tenerla en conocer su anatomía y su fisiología para tener una base por donde obtener resultados de manera sencilla y segura.

 Resulta muy triste cuando la primera pregunta es "Oye que puedo tomar para acelerar esto...", tranqui Terminator, mi respuesta siempre es la misma: "Ve a la farmacia, dí que te mando yo, y le pides pastillas para la inteligencia, luego vuelves y me cuentas que te han dicho".

 Hay unas pautas que es conveniente conocer y seguir, son simples:




1 Estudia tu cuerpo
2 Estudia tu entorno
3 Estudia tu nutrición
4 Estudia estrategias
5 Marca un objetivo realista
6 Ten paciencia y ten el objetivo siempre en mente
7 Ten paciencia y ten el objetivo siempre en mente
8 Ten paciencia y ten el objetivo siempre en mente
9 No olvides el objetivo, es por ello que estás aquí
10 Cuando lo consigas, relájate disfruta, y luego vuelve al punto 1.

Trabajo, trabajo y más trabajo, todo con la estrategia adecuada, y los recursos suficientes, y tu cuerpo evolucionará al ritmo que debe, ni más rápido, ni más despacio, ni más alto, ni más bajo, avanzarás con paso firme, seguro y constante. Esto no es es un sprint, esto es una maratón, la cuestión no es llegar, es llegar y aguantar, y seguir más lejos. Más rápido, más fuerte, más lejos. Y por encima de todo recuerda:

Sólo puede quedar uno




Gracias por leer este Blog

Jun

No hay comentarios:

Publicar un comentario