domingo, 19 de abril de 2015

VI Ruta de las fortalezas (1ª participación)

 Ruta de las fortalezas o como llegar a meta se convierte en algo más que una cuestión de orgullo, se convierte en una cuestión de lucha contra tu cuerpo y tu cabeza



6:50 Llegada a Cartagena, preparo la mochila, todo en orden, comenzamos a caminar suavemente para ir entrando en calor y a pensar en la estrategia, metemos termogénico y preentrenamiento (volvería a meter cada 3 horas 2 veces más) para ir activando la lipólisis para ir generando energía que usaremos más tarde.

7:10 Los voluntarios comienzan a preparar la línea de salida, ya van aflorando las primeras emociones, pero calma que hay que estar sereno, sigo en movimiento suave, estiramientos suaves, un poquito de movilidad articular..




7:15 Se abre el sellado de Salida, pues sellamos y nos metemos en zona de salida, continuamos con el calentamiento suave, y ya empiezan a entrar un poco de nervios.

7:45 Ya se va llenando esto de gente, me encuentros con varios amigos, mezcla entre alegría y nerviosismo.

8:00 Himno e izada de bandera, y nos preparamos para salir, ya hay nervios y muchos deseos de empezar.

8:05 Arrancamos, de tranqui pero a ritmo, hay mucha mucha gente.

 Las sensaciones son muy buenas, voy ligero y el cuerpo responde mejor que bien, estamos en tramo de asfalto como la gran mayoría del recorrido, Km 4 empezamos a ascender al Calvario, cosa suave se lleva muy bien, paso olímpicamente de refrigerio llevo el cuerpo como un reloj, la bajada a trote muy suelto y sin esfuerzo, primera alegría.



 Segundo punto de subida Km 9 Castillo de San Julián, hay algunos atranques dada la cantidad de gente, pero subo genial, y la bajada igual, aquí también paso de punto de avituallamiento, llevo de todo en la mochila y el cuerpo sigue ligero y respondiendo perfectamente.


 Un poco de llaneo, pasamos por Cala Cortina Km 14,5, ya empiezo a ver gente con algunos problemas a la que voy intentando asistir, paso por Castillo de la Concepción Km 20, el cuerpo sigue perfecto, trote a ratos y me responde como nunca.


 Empezamos a subir Batería Fajardo, no es gran cosa y lleva bien Km 26 y vamos en marcha y con buen tiempo, llegamos al Castillo Galeras Km 30 ya en la cumbre, acuso ya un poco de cansancio pero se va llevando muy muy bien, tengo una conversación con un veterano de la prueba que me dice que queda lo peor y más duro, hago caso y bajo el ritmo, vamos a ver con que nos topamos.


 Km 37,5 Ascensión Castilo Atalaya, virgen santa...subida con una pendiente inclinadísima, mucho desnivel en muy poco tramo y todo sierra, apenas se aprecian sendas, arrancamos y empiezo a notar una pájara, es cuando me doy cuenta, mierda, no he traído fuentes de glucosa, la rodilla de los tornillos se me comienza a bloquear por lo duro de la subida, los pies ya van resentidos, los gemelos y sobretodo los tibiales claman por descanso, subo como buenamente puedo, y ya en la cima tomo una barrita para ir metiendo algo con glucosa, me cambio los calcetines, la pájara y el bloqueo persiste, tiro de espaladrapo y réflex que ya he usado con otros competidores, parece que la cosa mejora ligéramente, la cabeza comienza a jugar papel crucial, se empiezan a torcer las cosas y de que manera !!!, tras una bajada muy jodida llegamos a punto médico, voy con pájara pero aguanto, me asisten para mejorar el bloqueo de la rodilla, a los 100 metros comienzo a salivar... mierda la barrita me ha cortado la digestión, de inmediato tumbado al suelo con la cabeza girada, sé que va a venir ahora... algunos corredores me asisten y llegan asistencias sanitarias, justo cuando ya he descargado el problema, me empiezo a encontrar otra vez en condiciones de seguir aunque la cabeza ya dice que no, con una botella de 1,5 de isotónico para ir reponiendo tiramos adelante.

 Los siguientes 5 kms se hacen insufribles, pero cuando te encuentras grupos de niños de no más de 8 años gritándote sin descanso "ánimo!!, animo!!..." es indescriptible, tienes que seguir, ando más por inercia de decir, me quedan 12, VAMOSS !! No te pares ahora, empezamos a subir la Batería del Roldan, entramos en terreno conocido. y llegamos al llaneo, me junto con un veterano en esta carrera que va incluso peor que yo (cosa yo pensaba difícil) lo acabo dejando atrás porque no puede más, y llegamos al llano de subida al pico del Roldán, ahí es cuando la cabeza ya me dice "pero a donde vas...", me tumbo un rato allí junto a otros corredores, mirando hacia arriba... y allí tengo que subir? Se me acaba el isotónico apenas me queda un dedo, y sigo con la pájara, que que pájara parece una bandada.



 Tras un rato recuperándome iniciamos la ascensión, si la subida a La Atalaya era jodida, esta es su madre, su padre, o ambos, vamos  poco a poco, cada 5 metros de subida parada, me van pasando varios amigos que me van dando ánimos, cuando más subo, la cabeza me dice que no llegaré, que me vuelva, no hay punto de retorno, HAY QUE SUBIR SÍ O SÍ, me voy topando con varios militares que me van asistiendo y animando, durante la subida voy devolviendo hasta en 4 ocasiones, después de cada vez me quedo bien y puedo subir un poco más, y más, y más, quedan 4 jodidos kms, hay que llegar, casi al final me asiste un bombero, el cual me insta a pasar por el punto médico de la cima.

 Haciendo caso me pasé por el punto médico, me asistió una doctora, me toma el azúcar, me da un vial de glucosa, puedo descansar unos 20 minutos, la cabeza me dice que me quede allí, en la misma tienda de campaña que yo hay una chica absolutamente k.o. tumbada llorando desconsoladamente, la cabeza decía quédate, no sigas, estuve hablando con un militar un bombero, me quedaban 3 malditos kilómetros, pregunté como era la bajada, pedí consejo a la médico y me dió el visto bueno, barritas, una coca-cola y me decidí a hacerlo, ¿Cómo? Ahora ya no era como pueda, era CÓMO SEA. Iba bajando y me encontraba bien, intenté ir dosificando la coca-cola para que me durase hasta casi la Meta,  así fué, me fuí encontrando por el camino con gente que apenas podían andar, pero seguían, y me volvió a venir a la cabeza COMO SEA, y así fue llegué, ya no sabía si me dolían las piernas, el alma, el corte de digestión, las bajadas de azúcar, todo era llegar, por mi, por esa chica que no llegaría, Y LLEGUÉ 11 horas al sol y de lucha, no veía gente veía sólo una línea, pffff... fué un quitarte de encima 10.000 kilos, lo había hecho como siempre, de la única manera que podía ser SOLO. Estiramos un poco, tomamos algo rápido, nos montamos en el bus y para cartagena a por el coche.


 Ahí queda otra experiencia que disfruté y sufrí a partes iguales, el cuerpo destrozado, pero la cabeza, la voluntad y la iniciativa más fuertes que nunca, no es por una medalla, es por lo que significa esa medalla, autosuperación al máximo nivel, contra monte, contra tu cuerpo, contra tu cabeza, porque al final sólo queda esa pequeña e ínfima parte que siempre queda NUESTRA INTEGRIDAD y eso es todo lo que somos, con Voluntad la Integridad permanece.

 Objetivo cumplido y ahora a descansar y a reponerse.

 Gracias por leer este Blog

Jun

No hay comentarios:

Publicar un comentario