jueves, 2 de abril de 2015

Operación bikini... o mejor dicho operación Lourdes

 Viendo que ya llega el buen tiempo y que la gente se empieza a quitar capas, es cuando nos damos cuenta de lo que asoma, esos excesos de un día tras otro, y esos caprichos de fin de semana. Es entonces cuando nos recordamos dando vueltas en la cama sin ánimo ni ganas de hacer algo por nosotros y en definitiva por nuestra salud.



 Ahora nos entran las prisas por quedarnos "modelito" o cuerpo chuarchenaguer, el problema principal es que vamos, en el mejor de los casos, 6 meses tarde, en los peores toda una vida. En el primer caso tenemos ocasión de poder maquillar un poco, cara a la galería, y poder aparentar un estado cuidado de salud, en el segundo, mejor dedicarnos a empezar a cuidarnos y el año que viene Dios dirá.

 En estos días se valora en demasía la cuestión física, dado el dinero que se invierte en campañas de marketing queriendo vender la ilusión de que este o aquel producto nos harán mejorar sin molestarnos en hacer nada más. De todos modos no vamos a negar la evidencia de que en cualquier contacto personal el contacto visual es lo primero, aunque luego primen otras cuestiones, pero negar la evidencia sería absurdo.


 La televisión, las revistas, y los comercios en general, buscan la oportunidad para poder vendernos ese remedio milagroso que subliminalmente nos está diciendo que conseguiremos el aspecto de la persona que lo anuncia. Ya adelanto que el mejor de los casos el resultado será poco menos que nulo, y en el peor estaremos poniendo en riesgo lo que nos reste de salud. Hay productos que van muy bien asociados a su dieta, y su ejercicio físico, y al principal de los ingredientes y nunca me cansaré de decirlo.. PACIENCIA, éste es el ingrediente mágico que todo el mundo le falta, ya que en este mundo priman las prisas y en todo ahora y si puede ser ayer mejor. Pues no señores/as cada cosa lleva su tiempo, y lo que rápido viene rápido se va, no es sino con constancia y haciendo las cosas bien cuando obtenemos resultados que perduran.

 Se tiende a perder el sentido común (que el menor común de los sentidos) y a seguir los sensacionalismos de guías que nos ofrecen que haciendo tal dieta o tal otra, conseguiremos resultados poco menos que milagros. Este tipo de dietas tienden a desbalancear el equilibrio nutricional del cuerpo, produciendo a corto plazo problemas no deseados y rebotes, produciendo el efecto contrario al deseado. No es sino con un estudio adecuado de la persona cuando estamos en disposición de obtener un resultado adecuado y sobre seguro.



 Las sesiones obsesivas de deporte no llevan nada más que al agotamiento físico y mental, el deporte se ha realizar de manera progresiva, aquí ya está todo inventado, y las nuevas tendencias no son nada más que marketing, queriendo revender una idea ya inventada con alguna pequeña variación. Una cosa importante, por matarte a hacer abdominales NO vas a verlos sin quitar antes lo que entre la piel y el músculo abdominal. Hay que probar diferentes aspectos deportivos para ver donde encajamos mejor según nuestros gustos y aptitudes.

 Dentro de la nutrición podríamos hacer referencia al timo de los productos light, que tantas ventas suman en estos meses, que tan sólo son modificaciones desde el punto de vista del marketing, ya que desde hace años de demoniza a las grasas en favor de los carbohidratos, siendo algunos tipos de éstos últimos más dañinos para las persona que las grasas, hay muchas enfermedades asociadas al consumo de grasas que en realidad están producidas por el exceso en el consumo de carbohidratos simples. Volviendo al tema de los productos Light, diremos que si os paráis a mirar un poco las propiedades igual os sorprenderéis, tanto sólo os adelante que el pollo NO lleva carbohidrato alguno, sin embargo el fiambre de pollo sí, ¿cómo es esto posible? Porque se le añade un compuesto (con diversos químicos y diversas procedencias) para realizar el aglomerado del producto. Así en diversos productos dietéticos como galletas y otras, han sustituido grasas naturales y azúcares, por otros productos químicos para mantener un sabor dulce y agradable. Existen muchos edulcorantes artificiales que están bajo sospecha por estar ligados a algunas malfunciones del organismo, pero claro, de esto no se habla ni se hablará, no le interesa a la mafia alimentaria.


 To sum it up, haced las cosas con cabeza, no os fiéis ni de la tele, ni de las revistas, ni de los bonitos carteles de las tiendas, todo trabajo conlleva su recompensa, y en nuestro caso se llama SALUD, ningún cuerpo es más bello que el que tiene salud, ya que todo lo que está por dentro acaba saliendo, preocúpate más por tu salud y menos por el aparentar, el verano llega todos los años, si la salud se va... rara vez vuelve. Está bien dedicarnos a mejorar el cuerpo, pero que sea por nosotros, NO por los demás ni por las modas, pero siempre manteniendo la mente en el lugar que le corresponde.

 Gracias por leer este Blog

Jun

No hay comentarios:

Publicar un comentario